LAS PRIMERAS SEMANAS DEL BEBÉ EN CASA

Nos cuentan lo lindo de la maternidad: como nos cambiará la vida, que nunca conoceremos un amor igual, la ropa que les pondremos, lo lindo y gratificante del vínculo etc. Sin embargo, son pocas las personas que nos dirán (con buena intención, claro) lo difícil que también puede llegar a ser: la lactancia, el no tener un horario definido, el cambio total de vida (sobre todo con el primer bebé), la incertidumbre ante todo, la preparacíón que hay que tener en cuenta antes de salir a cualquier lado, la falta de sueño, y el poco tiempo que nos quedará para hacer cosas para nosotras.

Porque estoy de acuerdo en que no tenemos que abandonarnos, pero sí soy de las que cree que la maternidad no es conveniente, y que la mayor parte de veces no la “tendremos fácil”, pero que ese reto “es parte de” y punto. Nuestros hijos no tienen la obligación de hacernos nuestro trabajo como padres “fácil”, es responsabilidad nuestra aceptar la tarea que significa, y mientras navegamos en ese mar, encontrar espacios y formas que nos hagan “recargar pilas” y descomplicarnos en la medida de lo posible.

Por lo mismo, durante las primeras semanas de vida de un bebé, siempre le comento a mis amigas, y en mis clases de Baby Boost a domicilio, que TODO ES NORMAL (bueno, casí todo). Por supuesto que tenemos que estar alertas a ciertas cosas en nuestros hijos, pero en las primeras semanas de vida ocurren TANTOS cambios en nuestros hijos, que lo impredecible es la regla. Para mí, el estar más anuente a ese “caos”, me liberó de muchas expectativas, y por lo mismo de mucha ansiedad. Frecuentemente creemos que somos las únicas que nos sentimos agobiadas, o atrapadas en ese postparto eterno e infinito, pero no. El problema, es que es algo de lo que se habla poco, porque muchas veces creemos que tenemos que sentir esa permanente felicidad, cuando no es así: lo importante es simplemente estar atentas a nuestro estado de ánimo, saber lo que necesitamos, y sobre todo no tener miedo de hablarlo ni de pedirlo.

Cuando hay otros hermanos en casa, el proceso también puede ser difícil. Los nuevos “hermanos grandes” tienen que ajustarse a la transición, y les toma su tiempo. Pasan por diferentes etapas, y por más cansado que sea para nosotros como padres, nos necesitan para atravesarlas. Somos su punto seguro y fijo, lo que les permite tener un referente de permanencia en un mar de cambios. Así que nuestra demanda aumenta, lo que hace aún más necesario priorizar espacios (por más pequeños que sean) para llenarnos nuevamente de energía.

Por otro lado, como mamá primeriza hace casi 5 años, recuerdo que no tenía ni idea de qué era lo que debía tener en casa para mi bebé…especialmente durante las primeras semanas de nacido. Es decir, sabía algunas cosas, pero muchas otras las fui descubriendo en el camino.

Recuerdo también que veía como otras mamás, con tanta naturalidad, parecían saber para qué servía cada ungüento y medicamento, mientras yo pensaba: “¡jamás podré recordarme de tanto!”…estaba muy equivocada: la práctica hace al maestro.

Así que si son mamás primerizas, les comparto una lista de las cosas que les recomiendo tener en casa para su bebé. Les podrán ser muy útiles durante las primeras semanas de vida, y recuerden siempre consultar con su pediatra:

  • Primero lo primero: tener a la mano el número de teléfono de la farmacia, y mejor aún, el whatsapp. El  teléfono de Meykos es el 1722 y su whatsapp:  3422-3422 . Esas primeras semanas en casa, lo que menos queremos es salir, así que el servicio a domicilio y buena atención, son claves.
  • Shampoo, Jabón de cuerpo especial para bebé (En Meykos podrán encontrar distintas marcas, nuestras favoritas son: Chicco, Himalaya y Sebamed.)
  • Neobol. Ayuda a la cicatrización y en caso de cortes pequeños. (Sí, me pasó con mis dos hijos que les corté mal las uñas en sus primeros días de vida)
  • Aspirador nasal (en nuestro caso, nos funcionó mejor que la perita)
  • Acetaminofen pediátrico (para su primera fiebre. Siempre consultar con el pediatra)
  • Algodón
  • Termómetro digital (compren uno de excelente calidad, ya que les servirá por mucho tiempo)
  • Lanolina (importante para la lactancia, y pezones agrietados)
  • Crema para rozaduras de pañal (nuestra favorita es Bepanthene, super eficaz y se necesita solamente una pequeña cantidad)

     
  • Domeboro (para cortaduras y erosiones en la piel de los bebés)
  • Té de Ixbut (excelente para mantenernos hidratadas en período de lactancia inicial y para la producción de leche)
  • Humidificador/Vaporizador (los ayuda muchísimo cuando están congestionados)
  • Bloqueador solar. No se recomienda usar protector solar antes de los 6 meses de vida (los pediátras sugieren preferiblemente cubrir la piel con ropa), sin embargo es importante tener uno en casa por cualquier emergencia, o para usar una vez y el bebé sea mayor a 6 meses.



    ¡Listo! Por supuesto que siempre se pueden agregar cosas, pero estas son las que yo consideraría principales. ¿Agregarían ustedes algo más?

- Andrea

@andrea.lara